Perdón: puedo preguntarte “Para Qué”?

Un lindo feed de Instagram no vende y una web linda tampoco. Te propongo hacer el camino inverso y ver si realmente estás haciendo lo necesario para llegar donde queres.

Si lees el blog, sabrás que no suelo escribir sobre temas que no sean bastante concretos y accionables. Y creeme que este también lo es, a pesar de que el titulo pareciera llevar a un camino de introspección personal/laboral.

Estamos sobre informados y eso lleva, algunas veces, a caer en la mala información. Porqué lo digo? Porque es fácil caer en la tentación de convencerse que un negocio se sostiene con un lindo feed de Instagram. Sin duda un lindo feed es importante (hola, yo vendo plantillas para hacerlos más lindos!) pero si atrás del feed no hay un producto o servicio pensado para atender una necesidad y ser rentable, el feed lindo de Instagram terminará resultando en una enorme frustración.

Por eso pregunto: para qué? Para que queres tener un feed de Instagram divino?

Todo lo fácil e instantáneo que ves en internet se desvanece en dos clicks si no está bien sustentado. Y con esto no quiero ir a la estratósfera y decirte que tenes que armar un Plan de Negocios con proyección de 2, 5 y 10 años. El Plan sin dudas es importante (yo soy economista y creeme que valoro muchísimo tener un Plan), pero si la idea concreta, bien armada y ACOTADA no está, el Plan no puede ni llenar ni un casillero de excel. 

No nos engañemos, un lindo feed de Instagram no vende, y una web linda tampoco vende si no hay qué vender.

Por eso, lejos de asesorarte en cómo debes encarar o estructurar un negocio, solo quiero proponerte que te preguntes: para qué?

Querés un feed de Instagram hermoso para qué? Para reflejar la esencia y estética de tu marca, para fijar tu standard de calidad, para traccionar seguidores a tu web que a su vez suscriban tu newsletter (así podes estar en contacto con ellos cuando vos decidas y no cuando lo haga el algoritmo) o para vender? La respuesta es: todas las anteriores. La clave es en que orden construís ese camino.

Las dos primeras (reflejar tu esencia & estética y fijar tu standard de calidad) se cumplen publicando en tu Instagram contenidos de distinto tipo. Hay que tratar de diversificarlo en distintos “baldes”: contenido educativo, útil, promocional, testimonial, personal, detrás de escena, etc (pero esta no es mi especialidad aunque un día les cuento un poco cómo lo hago yo). Pero la hora de la verdad llega cuando se abre la cortina y aparece el detrás de escena. Que más hay?

En mi opinión lo fundamental, absolutamente indispensable, es tener una propuesta CLARA de servicio o producto. Si brindas servicios (que es el área donde tengo la mayoría de mis clientes) establecé con claridad cuáles son. Pocos, pero claros y listos para que el cliente pueda accionar al paso siguiente que es contactarte. Si el cliente está de visita y talvez no necesita algo que ofreces en esa oportunidad, no pierdas la oportunidad de establecer una relación: prepará un contenido interesante invitando a que se suscriba a tu newsletter o tu menú de opciones de servicios (un “Pack de Bienvenida) ambos descargables, que servirán para nutrir tu base de contactos. Si podes ofrecer ambos GENIAL!

Un consejo (si un consejo, esto no es una mentoría) armá POCOS “paquetes” de servicios que estén bien delimitados, con un proceso claro (desde que te contactan hasta que se concreta), comunicalo de forma transparente para adecuar las expectativas con tu servicio real. 

Por último, creeme, no necesitas todo. Lo simple y bueno dos veces bueno (o algo así era el refrán). Si ofreces servicios no necesitas una tienda de ecommerce. Al menos no al principio, talvez después quieras vender tus servicios de forma automática pero eso lleva tiempo, porque tenes que convalidar que ese servicio esté muy bien estructurado como para venderlo en un paquete cerrado, y talvez más adelante podes abrir una nueva línea de negocios y diversificarlo con productos que son complementarios a tu servicio, pero ese no es el PRIMER paso. 

Si tuviera que resumir lo anterior en una línea del tiempo simplificada sería la siguiente:

  1. Definir los servicios (o productos) que brindarás en forma acotada, empezando con una cantidad manejable y que estés segura podes atender de forma eficiente. Acá hago un pequeño paréntesis, creo que luego de definido lo anterior hay que desarrollar la identidad de marca que acompañará todo lo que viene a continuación. Talvez no sea el diseño que te acompañará en toda la vida del negocio (por una restricción de presupuesto inicial) pero es importante esté definida y sea una sola (dentro de tus posibilidades iniciales), no la descuides.
  2. Presentar los servicios o productos de forma clara. Si aún no tenés una web podes preparar un PDF para enviar de forma inmediata a quienes te consultan.
  3. Armar un flujo o proceso interno que cierre todo la experiencia de compra del cliente (desde el primer contacto hasta la entrega). Esto puede incluir la definición de: forma de trabajo, alcance del trabajo (si brindas un servicio estipular que está incluido exactamente), forma de pago (definir si aceptarás: Mercado Pago, Transferencia, Pay Pal, etc), plazo de pago (será en cuotas o en un solo pago) y forma de entrega (cómo llegará el producto al cliente o de que forma se concretará el servicio). También podes establecer tu política de post venta (si lo volverás a contactar y en que plazo a ver si quedó conforme). Definir si harás todo esto através de una web o no y si necesitarás una tienda online (si brindas un servicio talvez no lo necesites). El flujo interno es lo que te dará seguridad para manejar el negocio en el día a día.
  4. Tener una base de datos de clientes. Elegir una plataforma de e-mail marketing como Mailichimp (gratuita) o Doppler. Ofrecer la posibilidad de que potenciales clientes se registren a un Newsletter.
  5. Generar material gratuito de valor. Generar material (puede ser una Guía o un Ebook) que le aporte valor genuino a tus clientes. Disponibilizar ese material en la web para que puedan descargarlo en forma automática. Si no tenés una web podes hacerlo desde tus redes con Linktree o LinkBio. Idealmente las personas que bajen este material deberían estar en tu plataforma de datos (tanto cómo los que se suscribieron al Newsletter) para que puedas enviarles información o entrar en contacto con ellas a través de email en el futuro.
  6. Armar un lindo Instagram, Pinterest y Facebook (todos ellos o el que creas que es acorde a tu audiencia). Hay una gran cantidad de estrategias para generación de contenido en cada una de estas redes, lo importante es que ese contenido esté alineado, y al servicio, de lograr los objetivos que se establecieron en los puntos 1 a 5.

En consecuencia, tener un lindo feed de instagram (punto 6) solo será efectivo si los puntos anteriores (1 al 5) están en funcionamiento o encaminados.

Por eso, perdón que te pregunte de nuevo, para qué tener un lindo feed de Instagram? Y la respuesta es: para alimentar todo lo anterior, para que atrás de la cortina haya un negocio capaz de capitalizar todo ese esfuerzo que ponemos en las redes (y que es agotador).

Muchas gracias por leerme. Nos vemos pronto.

Paula

EL BLOG

No se si estarás con una taza de café en mano, pero te invito a sentarte y leer el Blog. 

Emprender es dinámico y todo el tiempo hay nuevas herramientas, mercados, productos y sobre todo mucha información. 

Escribo sobre temas que me gustan y creo pueden interesarte también, pero sobre todo escribo desde la necesidad de satisfacer mi curiosidad. Si querés te avise cuando escriba algo nuevo te invito a suscribirte al newsletter.

Es un placer tenerte aquí!

En las redes encontrame en

NUEVO EN LA TIENDA

Que te gustaría visitar?

Newsletter

Visitar las redes: